Comiquitas del Pasado - La Gata Loca

   Hemos recibido muchas peticiones por parte de nuestros visitantes, para publicar vídeos de las comiquitas del pasado. Debido a que son realmente muchas, las iremos agregando poco a poco, para que también nuestros lectores puedan disfrutar de un poco de recuerdo cada día, en vez de ponerlas aquí todas juntas, porque eso podría crear confusión.

   Hoy nos dedicaremos a una comiquita muy antigua, y muy vista, que fue transmitida en varios canales de TV en los 70 y 80. La gata loca, o como se conoce en ingles, "Krazy Kat"

  Krazy Kat se originó como una tira de prensa, creada por George Herriman, que se publicó en periódicos estadounidenses entre 1913 y 1944. Apareció por primera vez en el diario New York Evening Journal, propiedad del magnate de la prensa William Randolph Hearst. Hearst fue un profundo admirador de la obra de Herriman y mantuvo la tira en sus periódicos durante 20 años, a pesar de no gozar con demasiada aceptación entre el público.

   Ambientada en un idealizado condado de Coconino, Arizona, habitual lugar de vacaciones de Herriman, Krazy Kat es una peculiar mezcla de surrealismo, inocencia y romanticismo, y está dotada de un lenguaje tan poético y avanzado para su tiempo y su época que ha hecho las delicias de aficionados y críticos a lo largo de más de ochenta años.

   La tira se centra en un extraño, y contra natura, triángulo amoroso, compuesto por el personaje que da nombre a la tira, Krazy Kat, el ratón Ignatz y el perro Offissa Pupp. Krazy es un gato de sexo indefinido, unas veces aparece como gato y en otras como gata. El ratón es su amor no correspondido, que la aborrece y siempre le lanza ladrillos a la cabeza, con una más que excelente puntería. Sin embargo, Krazy interpreta los ladrillazos como actos de amor. A su vez, el ratón Ignatz tiene que sufrir la persecución de Offissa Pupp (a partir de ahora "oficial Pupp"), un perro policía enamorado secretamente de la excéntrica gata. El oficial Pupp, como representante de la ley y el orden en el desierto y solitario condado de Coconino, centra todos su esfuerzos en proteger a su amada y detener las fechorías, en forma de ladrillazos, del ratón Ignatz, al que habitualmente acaba recluyendo en la cárcel del lugar, una prisión construida, como no podía ser de otra manera, de ladrillos. Tanto los tres protagonistas como el resto de personajes que pueblan el universo de la serie son animales antropomórficos.

   Que la disfruten.







0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada