John Travolta en Sábado Sensacional con Delia Dorta

John Travolta en Sábado Sensacional con Delia Dorta
En los años 80, cantantes como John Travolta visitaban Venezuela para promover sus carreras. Esta vez te presentamos un video en el que Amador Bendayán le daba la bienvenida al país, y la cantante Delia Dorta le cantaba una de sus canciones de la época, dejándolo enamorado de su voz.

Además, estaba el ballet de Venevisión haciendo una coreografía en Sábado Sensacional, para este gran actor de Hollywood que en ese momento estaba teniendo uno de sus mejores momentos de fama por todo el planeta.

Vemos a John Travolta observando con cara de sorpresa a Delia Dorta y seguramente sin entender una sola palabra de lo que le cantaba. Luego la traductora le intentaba explicar lo que decía la letra de la canción para que entrara en contexto. Sin duda alguna fue un momento único de la televisión venezolana, que solo veíamos en los años 80.


John Travolta

Delia Dorta


Leer más...

El mundo de los Radioaficionados oncemetros en la Venezuela de los años 80 y 90

Radioaficionados
En los años 80 y 90 se hizo algo popular en Venezuela el uso de equipos de Onda Corta o Banda Ciudadana que las personas comunes y corrientes comenzaron a usar para otros fines, que no eran precisamente los de comunicaciones de emergencias. Podríamos decir que fue el nacimiento del Chat analógico.
Los radioaficionados manejaban equipos fijos y hasta portátiles que por cuestiones técnicas llamaban "oncemetros" y hasta ese momento eran utilizados para establecer comunicaciones de emergencia, o cuando había desastres naturales, para coordinar a los miembros de rescatistas.

Sin embargo, es fue convertido por los propios usuarios en lo que llamaríamos el primer chat de audio que existió en Venezuela, ya que las personas conversaban entre sí en un canal para conseguir hacer amistades, y se hablaba sobre cualquier tema, incluso hasta sobre temas de amor y pareja entre los radioaficionados "online", apenas oyendo sus voces. Era muy divertido comprarse uno de estos equipos de radio y comenzar a hablar con gente desconocida, usando apenas algunos códigos muy básicos comenzados por la letra Q y con los que todos se identificaban con algún apodo divertido. Se hacían amigos con tanta facilidad como en un chat de internet, solo que con apenas utilizar la voz para comunicarse.

Ante los altos costos de las llamadas telefónicas, y ni hablar de las llamadas a los celulares, este medio era algo muy económico porque apenas consumía la electricidad de un par de lámparas y sin pagar tarifas ni servicios, por eso era utilizado por tantas personas en sus comunicaciones diarias.

Radioaficionados
En cada canal podía participar un número ilimitado de usuarios, pero sin "sobremodularse" es decir, cada persona con un corto turno para hablar, que generalmente duraba algunos segundos, lo suficiente para decir frases completas bien comprensibles por todos los presentes en el canal.

Era muy divertido identificar a las personas por la voz, y por la manera de hablar. Existían inclusive niños y abuelos que usaban estos radios para tener una experiencia diferente, lo que probablemente fue el precursor de los chats que conoceríamos en el futuro gracias al internet. Hasta algunas amas de casa lo utilizaban.
Existían algunos canales en estos equipos, que eran relativamente respetados para hacer únicamente transmisiones de emergencias o sucesos en los que podías pedir ayuda a Defensa Civil o a los bomberos si veías una desgracia ocurrir cerca de tu ubicación. Generalmente, se empleaba para eso la frecuencia del canal 7 o el canal 9, que casi siempre permanecían vacíos y con autoridades apenas a la escucha.

Radioaficionados


Los equipos de radioaficionados fueron muy útiles en algunos desastres naturales ocurridos en Venezuela en los años 80 y 90, ya que se podían reportar situaciones desde lugares en los que no había comunicaciones telefónicas, lo que era una gran ayuda para los rescatistas y bomberos.

Los equipos de transmisión tenían un costo accesible para algunas personas y la instalación no era muy complicada. Una antena exterior, un cable y un equipo con un micrófono como el utilizado por los policías.
Los usuarios usaban algo llamado "QRA" para identificarse, que no era otra cosa que el nombre de la persona, y un QRZ, que se trataba de un apodo o apellido por el que era más conocido. Lo normal para poder manejar estos equipos, era poseer un permiso emitido por el Ministerio de Comunicaciones, al que también llamaban como "indicativos" y consistía en un número radial que generalmente comenzaba por "5YX" o "5YV". Pero ante la falta de fiscalización en esa área, cualquier persona podía utilizar uno de esos radios para comunicarse con otras personas a grandes distancias sin tener que sacar los permisos legales.

Radioaficionados
Algunos jóvenes empleaban estos radios para conversar con grupos de amigos en línea, en este caso en la onda radial, y se juntaban a determinadas horas en uno de los canales disponibles, básicamente para "echar broma y pasar el rato".

Generalmente, los equipos disponían 40 canales, siendo uno de los más populares para ese entonces, el modelo Cobra 19 plus, o el General Electric. Aunque existía una gran variedad de marcas con mayores o menores características, pero los precios eran más elevados. Algunos equipos tenían algo llamado "canales laterales" en frecuencias específicas, con las que podían con personas a mayor distancia, pero debían tener equipos más potentes o "envenenados", conectar accesorios llamados "Lineales" que aumentaban la potencia de transmisión.

Las antenas también tenían una gran diversidad de nombres, formas y tamaños, ya que existían desde las "mosquitos" que eran simples antenas como las de radio común, pero más largas, las antenas "dipolo" que tenían un polo hacia arriba y el otro hacia abajo, las "pata de gallo" que no necesitan explicación, las bi-direccionales, las denominadas starduster, las antenas de bigote, las de tridente o tripolo direccionales, que más bien parecían antenas de TV pero de mayor tamaño, y muchas otras.

Radioaficionados

Para aumentar la distancia de envío y recepción de señales, había usuarios que instalaban enormes mástiles de varios metros de altura, con los que lograban incluso llegar a tener comunicaciones con países de Europa, cuando había buen clima.

En realidad, este chat popular de los 90, era efectuado en estos radios, que incluso venían en versiones portátiles que tenían mucho menor alcance, pero el suficiente para comunicarse de punta a punta de Caracas, por dar un ejemplo.

Algunas personas conocían a este medio de comunicación como Banda Ciudadana, ya que eran frecuencias que podían usar todos los ciudadanos libremente, otros lo llamaban 11 metros, u oncemetros, debido a que la longitud del cable que conectaba al radio con la antena, debía ser de 11 metros, o de la mitad de 11 metros, o del doble de 11 metros, por cuestiones técnicas.

Lo cierto es que estos equipos sirvieron para crear muchas amistades entre desconocidos, encontrar pareja y hasta formar matrimonios entre personas que apenas se conocían por la voz.

Radioaficionados
Cuando ya se generaba cierta confianza entre grupos de usuarios, se hacían reuniones llamadas "Antenazos" que eran efectuadas generalmente en restaurantes de comida rápida como Burquer King o heladerías como Crema Paraíso. Allí la gente que apenas se conocía por la voz, llegaba a conocer a sus interlocutores en persona, y se llevaban el "chasco" porque las voces que se escuchaban en la radio no tenían nada que ver con el físico de las personas, lo que producía un momento bastante divertido entre todos los presentes.

Con la aparición de los celulares y el internet a finales de los años 90, la radioafición dejó de tener esa magia que tuvo durante esos 30 o 40 años anteriores.

Les pedimos a nuestros lectores que si tienen imágenes de estos encuentros, nos las envíen a nuestro correo asieravenezuelaweb@gmail.com para publicarlas en esta misma nota y así recordar lo que fue ese pasado tan magnífico que tuvimos en la Venezuela próspera de los años 80 y 90.
Leer más...

La Gata Borracha

La Gata Borracha
La gata borracha es el nombre de esta película venezolana del director Román Chalbaud. En su realización estuvo presente la orquesta Billo's Caracas Boys con voces de Mirtha Pérez, Nelson Ned y Agustín Irusta para la musicalización. El resumen muy corto de esta producción es el siguiente. Un empleado bancario aburrido de su matrimonio conoce a una mujer de la mala vida, su esposa descubre la relación y la situación se complica cada vez más, estando en esta situación comete un delito.

La Gata Borracha fue una película venezolana que hablaba de amor, del amor enfermizo, del amor desesperado y del amor trágico. Al ver esta producción notamos que Es muy difícil saber realmente como va a reaccionar un hombre al enamorarse de una manera tan irracional de una mujer, cuando toma el camino de vivir un romance obsesivo por fuera del matrimonio y deja en el olvido a su familia, a su esposa, a sus hijos de todo, y si es posible hasta su vida, solo por estar junto a la mujer que desea ciegamente, y las consecuencias suelen ser mucho peores cuando al final, luego de haber sacrificado todo, ese amor no es correspondido. La gata Borracha es parecida a otra del mismo director de cine, el Sr. Román Chalbaud, un verdadero éxito de los años 70, como fue “El Pez que Fuma” así como aquella película, en esta la locación central de la historia se realiza en otro burdel de nombre La Gata Borracha.

En ese entonces era costumbre filmar este tipo de películas en las costas venezolanas, específicamente en el litoral central, probablemente por la belleza de los paisajes y la facilidad de encontrar escenarios naturales en los que desarrollar cualquier historia de romance.

Como en las películas del famoso director Alfred Hitchcock, donde el director aparece en alguna escena de sus películas, al Sr. Román Chalbaud también hace de vez en cuando alguna aparición corta en sus películas, y esta vez aparece junto a Rosario en el terminal de pasajeros, esperando un taxi, y al llegar, Rosario se le adelanta y él se queda allí molesto o contrariado. Este tipo de películas es como un círculo, comienza justo con las escenas finales de la película para luego hacer una narración del desarrollo de la misma para al final terminar casi donde comenzó.

También puedes disfrutar aquí del disco completo de la orquesta Billo´s Caracas Boys titulado "La Gata Borracha", con toda la banda sonora de esta exitosa producción.


TITULO:                        La Gata Borracha

AÑO:                               1983

DIRECTOR:                  Román Chalbaud

PRODUCTORA:           Gente de Cine, C.A.

PRODUCCION:            Miguel Ángel Landa

PAIS:                              Venezuela

GENERO:                      Drama

DURACION:                 99 minutos

GUION:                          Salvador Garmendia

MUSICA:                       Jesús Aquiles Vásquez

MONTAJE:                   Eddy León / José Alcalde

FOTOGRAFIA:            Arthur Albert

SONIDO:                       Josué Saavedra

REPARTO:




Bárbara Teyde

Reinaldo Lancaster

Agustín Irusta

Aura Rivas

Daniel Alvarado

Margot Parejo

Yolanda Méndez

Mauricio González

Romeo Costea

Juan Frankis

Carmelo Fernández

Leonardo Bustamante

Ramón Inojosa

También participan en esta película: La orquesta “La Billos Caracas Boys”, El pequeño gigante de la canción Nelson Ned, y la inolvidable Mirtha Pérez, entre otros.
Leer más...

Las novelas venezolanas que más y menos tiempo duraron al aire | Listado y Videos

Las novelas venezolanas que más y menos tiempo duraron al aire | Listado y Videos
Hoy les presentamos una interesante lista en la que se muestra la duración de las telenovelas venezolanas, desde la más larga, hasta la más corta. Evidentemente, no están todas, pero esta es una buena recopilación:

Por estas calles (RCTV) 
Tiene el récord máximo de duración. Poco más de 2 años.
627 capítulos, siendo el dramático moderno más largo que hemos tenido


El derecho de nacer (RCTV)
Telenovela de 1965 que estuvo al aire durante dos años hasta 1967
600 capítulos

Pecado de amor (Venevisión)
Un año y dos Meses al aire desde el mes de noviembre de 1995 hasta enero de 1997
325 capítulos.


Como tú ninguna (Venevisión)
Empezó en diciembre de 1994 y duró hasta noviembre de 1995
281 capítulos.


Cosita Rica  (Venevisión)
Estuvo al aire desde septiembre del 2003 hasta agosto del 2004, casi un año de duración.
270 capítulos.

Voltea pa que te enamores (Venevisión)
Con un año de duración, desde septiembre del 2006 hasta septiembre del 2007
 267 capítulos

Abigaíl (RCTV) 
Transmitida desde 1988 hasta 1989
257 capítulos



Pasionaria (Venevisión)
Desde marzo de 1990 hasta  febrero de 1991
254 capítulos

Cristal (RCTV) 
Desde 1986 hasta 1987 
246 capítulos


Mundo de Fieras (Venevisión)
Un año exacto de duración desde marzo de 1991 hasta marzo de 1992
239 capítulos

Inés Duarte, Secretaria (Venevisión)
Transmitida a lo largo del año 1991
238 capítulos

Ciudad Bendita (Venevisión)
Desde el año 2006 hasta el  2007
235 capítulos

La Dama de Rosa (RCTV)
Desde 1986 hasta 1987
228 capítulos

Emperatriz (Venevisión)
Emitida desde 1990 hasta 1991
211 capítulos

Dulce Ilusión (RCTV)
Desde abril del año 1993 hasta febrero de 1994
198 capítulos


Trapos Íntimos (RCTV)
Desde el año 2002 hasta el 2003
188 capítulos

Bellísima (Venevisión)
Transmitida en 1992
187 capítulos

Topacio (RCTV)
Emitida desde 1984 hasta 1985
181 capítulos 

Mi Gorda Bella (RCTV)
Emitida entre los años 2002 y 2003
178 capítulos


Cara Sucia (Venevisión)
Emitida en el año 1992
174 capítulos 

Aunque Mal Paguen (Venevisión)
Transmitida entre el año 2007 y el 2008
171 capítulos

Pura Sangre (RCTV)
Desde octubre de 1994 hasta mayo de 1995
168 capítulos

La Cuaima (RCTV)
Apenas en el 2003
160 capítulos

Sabor a Ti (Venevisión)
Apenas transmitida en el 2004
153 capítulos

Kassandra (RCTV)
Desde octubre de 1992 hasta abril de 1993
150 capítulos


Los Querendones (Venevisión)
Transmitida a lo largo del 2006
145 capítulos

Se Solicita Príncipe Azul (Venevisión)
Transmitida a lo largo del 2005
140 capítulos


Y lo más interesante será ver cuáles fueron las más cortas. Algunas dejaron de ser emitidas por tener pocos televidentes o por problemas legales. Algunas no lograron superar los problemas políticos que se presentaron en Venezuela desde 1999.


Mambo y Canela (Venevisión)
Fue el fracaso más notable de Venevisión. Apenas duró 47 capítulos, y fue sacada repentinamente del aire por su bajo rating, dejando a sus productores en el canal en muy mal estado.

Leonela (RCTV)
Esta telenovela tuvo apenas 55 capítulos, porque tuvo dos partes, debido a una ley gubernamental que para esa época obligaba a las cadenas de televisión y productoras en Venezuela a emitir melodramas que no sobrepasaran los 90 capítulos o máximo tiempo de tres meses, por lo que muchas telenovelas en esos años tuvieron dos partes, hasta 1984 cuando la ley caducó. Ambas historias, la segunda, "Miedo al amor", continuación de la primera, gozaron de mucha popularidad en Venezuela y terminaron de catapultar a los protagonistas y significó otro gran logro para la afamada escritora cubana Delia Fiallo.

Harina de Otro Costal (Venevisión)
Apenas tuvo 60 capítulos, y fue la que marcó el antes y el después del canal, e intentaron transmitirla en varios horarios diferentes para ver si lograban levantar su audiencia, pero no lo lograron. A veces a las 8 de la noche, a veces media hora más tarde, otros días la transmitían entre las 3 y las 4 de la tarde.

Felina (Venevisión)
Aguantó pocos meses al aire, contando apenas 64 capítulos, transmitidos entre marzo y julio del año 2001, y por bajo su baja audiencia fue Aplastada por la telenovela de la competencia llamada Angélica Pecado.

Corazones Extremos (Venevisión)
Siendo una telenovela Juvenil en su primera emisión solo duró un capítulo al aire. Más adelante la retransmitieron, pero hasta los 40 capítulos y volvió a ser sacada del aire porque a la gente simplemente no le gustaba. Después la usaron de relleno para los horarios sabatinos en los que no tenían nada más que poner al aire.
Leer más...