Amador Bendayán el animador de Sábado Sensacional



Sin duda alguna esta fue una de las figuras más emblemáticas del pasado de la Televisión venezolana. Los sábado, este animador se apoderaba del rating al presentar en Venevisión el popular programa "Sábado Sensacional", en donde se presentaban estrellas de todo el mundo para entretener a todo tipo de público.
Amador J. Bendayán Bendayán, fue un actor, comediante, presentador de televisión y productor cinematográfico venezolano. Hijo de comerciantes judíos de origen marroquí que llegaron a Venezuela en 1919, Amador fue un infante de mucho ingenio y vena humorística según recuerdan quienes le conocieran entonces, cuando tenía 8 años su familia se mudó a Caracas, en donde estudió primaria en el Instituto Bolívar.
Si bien estuvo presente en la televisión venezolana desde 1954, sus compromisos cinematográficos en México lo alejaron de la misma. En la década de 1960, nuevamente en Venezuela, condujo una parodia noticiera The Amador News en Radio Caracas Televisión y protagoniza en 1968 la serie Mi Maestro en México, única serie que realiza en el exterior. Este mismo año, Radio Caracas Televisión a punto de perder la figura de Renny Ottolina, le ofrece conducir un programa de variedades de larga duración, al estilo de los que estaban de moda en ese momento en Suramérica, el cual se llamó "Sábado Espectacular". Bendayán permanece en este espacio, hasta 1971 cuando fue contratado por Venevisión bajo la promesa de mejores ingresos, para conducir un nuevo programa llamado Sábado Sensacional desde 1972. Es en este programa que Amador Bendayán se convierte en la personalidad más popular y reconocida de la televisión venezolana, solo superado por el carismático Renny Ottolina quien tuvo más influencia y prestigio en el medio hasta su muerte. En los años siguientes, Amador Bendayán conduce Sábado Sensacional casi ininterrumpidamente hasta su muerte en 1989 y el programa se mantiene invariablemente en primer lugar de sintonía, solo el show humorístico Radio Rochela podía competir en los ratings con el llamado maratónico de los sábados.

En los últimos años de su vida, su salud se vio afectada, en ocasiones, a consecuencia de la Diabetes mellitus, que le había sido diagnosticada años atrás, llevándolo incluso al quirófano. Su ritmo de trabajo y la práctica del hábito tabáquico le hacen ausentarse con frecuencia de su espacio. Su ausencia de Sábado Sensacional fue cubierta en algunas oportunidades por Gilberto Correa, el periodista y locutor Napoléon Bravo y la figura femenina de la modelo y presentadora Miriam Ochoa para aliviar un poco la carga del largo show, aunque en algunas ocasiones Carmen Victoria Pérez también participó en la emisión. En ocasión de un regreso luego de una convalecencia se le recibe con el desde entonces emblemático eslogan de ¡Ánimo Amador! del que hace uso en adelante en el programa. Finalmente, se ve forzado a retirarse durante una recaída de la que no se recuperaría. Mientras tanto, el público, ignorante de ese retiro forzado continúa asistiendo o presenciando este show esperando el regreso del animador. La producción del programa instala en el escenario un rotafolio para que los artistas asistentes dejaran una firma y un mensaje deseando el regreso de Bendayán.




En la clínica donde agonizaba no se permitieron más visitas que la de sus familiares y amigos cercanos, como Gilberto Correa y Ricardo Peña †, productor de su show. A finales de julio de 1989, sintiéndose morir, llamó a Ricardo Peña para que tomase nota, imposibilitado como estaba de escribir, de su mensaje de despedida al público venezolano. Finalmente, fallecería el viernes 4 de agosto de 19892 en Caracas y no es sino hasta el día siguiente, sábado 5 de agosto, cuando Gilberto Correa, en un programa de homenaje al presentador, leyó su última voluntad frente a un estudio sin público y con el telón cerrado en señal de luto. El cortejo fúnebre y la multitud en las calles de la ciudad son de las más concurridas que se recuerde: la figura paternal del entretenimiento en Venezuela se había marchado. Como Bendayán pertenecía a la religión judía, se le sepultó bajo sus ritos y costumbres, por lo que no se expone su féretro, entre otros procedimientos religiosos.
En una oportunidad, Bendayán diría: "La verdad es que me resulta imposible describir el placer que se experimenta haciendo feliz a la gente, así sea por instantes, viéndola reír siento una sensación maravillosa, un deleite inexplicable que te hace sentir muy bien".3 Esta frase resume, en sí, la filosofía que impulsó a Bendayán en todos sus años de labor artística y que le hizo ganar el sitial de honor que aún después de muerto ocupa como uno de los pioneros del entretenimiento televisivo en Venezuela. En sus últimos años fue uno de los pioneros de la defensa de los derechos de los artistas en Venezuela, llegando a ser el fundador primer presidente de la Fundación Casa del Artista. Antes de morir Amador nombra a la artista y gran amiga Mirla Castellanos, presidenta de la Fundación Casa del Artista, cargo que desempeñó durante 12 años.



Grandes estrellas como Olivia Newton John & John Ttravolta, Farrah Fawcet, David Soul, y hasta Michael Jackson asistían en ese entonces a este espacio sabatino y eran recibidos por Amador